De Rosario a la Habana

De Rosario a la Habana
Recorrido por Sudamerica

jueves, 20 de noviembre de 2008

ESTACION BUCARAMANGA


Se acerca el final. Ya en plan de regreso estoy haciendo una parada en Bucaramanga para reencontrarme con Andrea y con los amigos que acá deje.
Desde Caracas hasta acá, el viaje fue algo curioso. Salí manejando después de despedirme de Juanca y sus tíos q me trataron muy bien esos días, mi amigo Gabi y Chela unos genio, agarré la autopista hasta Valencia y paré unos días en casa de Víctor. Ahí pase unos días muy especiales compartiendo en familia la casa en “construcción”, aprendiendo algunas lecciones de esas para todo el viaje. En eso me fui al Centro de Salud a revisar por los cólicos y descubrieron, tras una ecografía, tres tremendas piedras en los riñones. Eso era lo que me dolía en Cuba. Ahí salí entonces con muchas recomendaciones y unas gotitas muy feas q ya tome.
De Valencia rodando hasta Barquisimeto para encontrarme con mis amigos Isaías y Rafa, ahí pasamos un buen rato entre risas y cuentos, muy querida la familia de Isa que me engordo para el camino. Para no provocar molestias en los riñones, al otro día me presente en el mercado principal a buscar un camión de verduras que me llevara hasta la frontera, me recorrí todos los puestos sin mucha suerte –duros los venezolanos- Al final, saque una revista con fotos del viaje y convencí a uno para que me lleve hasta Barinas. Cargamos la moto por primera vez en el viaje y después de 6 horas estaba en casa de Arnaldo, otro querido amigo q me recibió en su casa. Al día siguiente entre una tormenta con mucha lluvia llegue a un puesto policial en la ruta y con la excusa de que estaba peligroso viajar así me consiguieron otro camioncito hasta San Cristóbal, de ahí baje la moto y me fui andando hasta la frontera. Sellé pasaporte y ya estaba en Colombia. Ya de noche volví a mis amigos policías para q me consigan un camión hasta Bucaramanga con la misma excusa de que me asusta viajar de noche. Tocando la guitarra hasta las 10 con los oficiales me gane un plato de sopa y el esperado transporte. Pasamos el páramo con mucho frio, me todo dormir un rato en la caja del camión, mucho frio. Tipo 6 de la mañana entramos a Bucaramanga y mas tarde ya me encontraba con Andrea.
Acá pase unos lindos días descansando un poco del viaje y haciendo el tratamiento para los riñones con agua de piña, papa licuada, cerveza en ayunas y todo tipo de curandería casera. Ya voy mejorando, espero llegar a casa sin las piedras.
De paso me encontré con queridos amigos como Nelson, el padre Rafa, Lore, Hernando y Moniquita y conocía otros también muy queridos.
Pronto sigo camino y cuando menos lo esperen estaré en Argentina para contar en persona todas las historias y moralejas del viaje. Espero encontrarme con cada uno de los compañeros q siguieron el recorrido y poder compartir todo este tiempo de aventuras y enseñanzas.
A los viajeros que andan por el sur, les dejo el link de un loco simpatico q tiene hospedaje en Calafate. Habra q visitarlo. (http://www.onenightfree.com.ar/)
Los quiero mucho, hasta pronto y recuerden que lo que la mente concibe es realizable aunque muchos no lo crean. Saludos Martín.

5 comentarios:

VIVI dijo...

ehy! tincho!! que bueno, cada vez´más cerca.. (che muy flaco estás en esa foto)!!! espero que tus piedritas las vayas dejando en el camino... (no las habrás juntado en alguna de las caidas en la cardenilla) mm. bueno, espero que estés bien. un beso a Andrea.
y LOS ESPERAMOS!!

JAVIER dijo...

Sin palabras y con tristeza...pero bueno Dios lo bendiga y espero se encuentre bien...Abrazos.

Gabo dijo...

Hermano espero estes bien, se te quiere mucho ac{a en La Vega, nos vemos pronto, prontisimo, me tienes un mate, 50 bolos y un asado jajajajaja.

Abrazos y cariños de esta, tu familia viejo.

Anónimo dijo...

Felicitaciones Martin, con mi novia hemos seguido este viaje desde hace mucho tiempo y tenemos pensado hacer algo similar muy pronto... esperamos tu regreso con ansias y sin piedritas para quien te dice encontrarnos algun dia y escucharte cantar y contarnos las historias que viviste...
Ariel y Sil - Punta Alta Bs As

Anónimo dijo...

De fabula amigo minimo tambien probo porro en Bucaramanga la marihuana que yo he fumado en Bucaramanga es deliciosa exitos y bendiciones che...