De Rosario a la Habana

De Rosario a la Habana
Recorrido por Sudamerica

jueves, 28 de junio de 2007

Llegando a la meta...


Buenas y santas, como andan todos? Acá estoy en Abancay, Perú, a 200 Km de llegar a Cuzco. Cada vez más fascinado con los paisajes y la hospitalidad de la gente. Sin ningún problema conocí a un guevarista en la municipalidad y me aloje en casa de su flia.
Después de Arequipa llegue a Nazca previa parada de emergencia en Camaná. Entre las nauseas y la fiebre no pude disfrutar mucho del encontronazo con el Océano Pacifico. De todos modos, bien me recibieron en la compañía de bomberos de Camaná donde pase la noche y al día siguiente llegue a Nazca surcando dunas y acantilados impresionantes. Ahí también me recibieron mis amigos los bomberos con la mejor atención. Difícil hablar de folclor en Nazca, pero algo rescate. También hice unas presentaciones en bares y restaurantes por menudas monedas.
El 24 estuve en la fiesta del “chaco” que consiste en encerrar una reserva de vicuñas desparramadas en Pampa Galeras haciendo un cordón humano hasta un pequeño corral donde se hace una ceremonia ancestral y luego se esquila su lana.
Lastimosamente comprobé la insensibilidad y falta de caridad hacia los turistas que tienen los habitantes de las ciudades puramente turísticas. Para ellos, un turista no es una persona sino un potencial negocio. Tratando de hacer dedo (auto-stop) para llegar a Pampa Galera -80 Km de Nazca- me vi cercado de oportunistas que trataban de cobrarme a toda costa por el transporte. “Te vas a perder, te van a robar, no te van a llevar, tome un bus amigo” Todo tipo de excusas para inducirme a gastar. Entre irónico y ofuscado le conteste a una persistente señora: “Acaso conoce la palabra solidaridad??” Con lo cual se quedo boquiabierta y se retiró. Después de eso un camión de pollo me llevo desinteresadamente.
Camino a Abancay hice noche en un pequeño paraje pasando Puquio donde me recibió un papacho muy amable. Enseguida me hicieron pasar, trajeron maíz tostado y un plato de comida, después siguió el tesito, licor para el frió y a dormir en un colchón de cueros de oveja tapado con pilas de frazadas para sosegar el tremendo frió de la montaña. A falta de luz eléctrica, todo se veía bajo las estrellas y la generosa luna.
Bueno amigos, que sea hasta la próxima, seguramente desde Cuzco. Abrazos para todos. Martín.

2 comentarios:

Fede dijo...

Acabo de ver el video de la ruta con mi familia, nos sentimos ahí con vos arriba de la super cardenilla (o como la llames). La verdad nos alegra saber de vos. Que viajecito!!!!
Quien hubiera dicho que conocerías tantos pueblo y gente, no veo la hora de escuchar todas las anécdotas que debes tener.
Aguante que ya llegamos a cusco!!!
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Martín...
La primera vez que oi de tu viaje fue en el periodico cubano Juventud Rebelde. Que bueno que te haya salido todo tan bien!!! Te deseo mucha suerte en el resto del camino.Embúllate y date un salto hasta Cuba...
Saludos de
Una Cubana